Si te gusta hacer asado, cocinar, no podés dejar de tener tu frente parrillero, un novedoso sistema de puerta levadiza con visor de cristal templado, que permite asar a las brasas y disfrutar del asado mirándolo a través del vidrio, sin calor, sin humo, sin olores, en un ambiente acondicionado y agradable.

 

El asado detrás de un frente parrillero no pierde la esencia, pues la ceremonia del fuego, salar la carne, distribuir las brasas, y asar seguirán siendo parte del placer de quienes disfrutan del asado, de invitar y compartir momentos inolvidables en familia y con amigos.

 

El frente parrillero jerarquiza el ambiente, ya sea en el exterior o en quinchos cerrados, dándole un diseño exclusivo y único.

 

El frente parrillero será la envidia de tus amigos, serás el centro de atención no sólo por tus condiciones de asador, sino porque todos admirarán tu adquisición. No podés no darte el privilegio de tener uno...

 

Con el frente parrillero, una vez colocada la carne en la parrilla, bajas la puerta y la controlás desde el visor, no tendrás calor, humo ni olores en el ambiente.

 

Mientras mirás como marcha tu asado, te tomás el aperitivo que te gusta y disfrutás de la picada… ¿Más no se puede pedir, no?

 

Podrás encender rápidamente el fuego dejando una mínima apertura de la puerta levadiza que genere una corriente de aire ascendente motivada por la extracción, ya sea natural o forzada.

 

Si es de noche encendés la luz interior de tu parrilla y admirás tu asado… como para la foto!!

 

Y cuando terminaste, lo mas importante, bajas la puerta y limpias la parrilla al otro día… placer supremo… terminás el vinito y disfrutas del postre…

 

No pierdas la oportunidad de darte el gusto. Tenés tu casa, tu auto, vacaciones…. Que mas?? Y te apasiona el asado…. El frente parrillero te acompañará siempre, será tu mejor amigo, refugiate en el inconmensurable placer de usarlo cada vez que quieras.